Cuidar el pelo – limpieza, reparación, nutrición y protección

cuidar el pelo con abril et nature

This post is also available in: esEspañol

Cuidar el pelo y tener una melena bonita, misión posible

Una de las mayores preocupaciones de la mayoría de las mujeres es cuidar su melena. Desde la antigüedad se han utilizado productos, más o menos correctos, para cuidar y embellecer el cabello, pero en el siglo XXI la ciencia y la tecnología nos permiten reparar y mantener la estructura capilar en un estado incluso mejor de lo que estaría de forma natural. Cuidar el pelo ahora es mucho más fácil y se obtienen mejores resultados.

Normalmente, cuando pensamos en el cuidado del pelo no vamos más allá de buscar un buen champú, un acondicionador y un acabado que se adapte a nuestro peinado, sin pensar en lo que realmente necesita nuestro cabello.

Para asegurarnos el tener una melena sana y bonita tenemos que preocuparnos de cuatro apartados; limpieza, reparación, nutrición y protección.

esquema para cuidar el pelo

La limpieza

Cuando hablamos de lavarnos la cabeza hablamos realmente de lavarnos el pelo, y olvidamos al culpable más habitual de los problemas capilares; el cuero cabelludo.

El uso de un champú elimina la suciedad superficial, pero no consigue llevarse restos insalubres que se suelen enquistar, a tamaño microscópico, de la grasa natural del cabello. Una exfoliación mensual en cabellos totalmente sanos, y una semanal en cabellos con problemas de caspa, grasa o caída, elimina la capa superficial de células muertas del cuero cabelludo, arrastrando con ellas los restos de grasa natural enquistada y otros restos que pudieran existir. Un exfoliante como el abril et nature oil exfoliant 200 ml. además de limpiar el cuero cabelludo inhibe 5α-reductasa, además de mejorar y controlar la micro-circulación cutánea. De esta manera evitamos que el cabello enferme y pierda belleza.

La reparación

Queratina, extracto de caviar, ácido hialurónico, manteca de karité. Todos los activos nombrados, y otros muchos más, tienen como misión reparar el cabello. Y reparar es reparar, no sólo hidratar, que es el problema que más preocupa normalmente, sino reconstruir cutícula y córtex, algo sólo al alcance de muy pocos productos. Las proteínas, como la queratina y las del trigo o la seda, logran que nuestro pelo se recupere de los daños que sufren diariamente.

La nutrición

Una buena nutrición es imprescindible para que el cabello esté fuerte y flexible, y que además luzca sano y brillante. La utilización de aceites nutritivos se realiza para mantener la fibra capilar viva y sana durante todo el tiempo que deseemos que forme parte de nuestra melena. Si sólo proporcionamos hidratación a nuestro pelo, su nutrición está incompleta, y puede acabar perdiendo fuerza y flexibilidad.

La protección

Hay protecciones que son más que evidentes y que tenemos asimiladas de forma natural, como la protección térmica en el caso de uso de planchas o secadores a alta temperatura, o la protección solar o al ambiente cuando vamos a la playa, a la piscina o a zonas con nieve.

Pero no hemos de olvidarnos de la protección más importante que necesita el pelo; la protección contra el tiempo. Cada fracción de nuestro cabello tiene que pasar mucho tiempo formando parte de nuestra melena. Si tenemos en cuenta que la media de crecimiento del cabello es de un centímetro por mes, las puntas de un pelo de una melena media (30 ctms.) lleva dos años y medio desde que salió del folículo y recibió nutrientes directamente del riego sanguíneo por última vez.

Siendo cierto que al final el cabello se basa en la misma filosofía que las uñas, capa sobre capa de queratina, el pelo necesita mantener una estructura interior muy distinta que le otorgue flexibilidad al mismo tiempo que lo mantenga vivo, a pesar de no disponer de riego sanguíneo interno. Esto se consigue con activos anti-envejecimiento, o anti-oxidantes, como el extracto de células madre o el extracto de caviar, que otorgan al córtex capilar de una cierta vida orgánica.

El tratamiento capilar

Teniendo en cuenta todo lo anteriormente visto, y las necesidades básicas del cabello, lavado, acondicionado y peinado, la elección de un buen tratamiento, o de la combinación de productos que creen uno personalizado, ha de abarcar todos los productos que se necesitan para cuidar el pelo como se merece, con un champú, una mascarilla acondicionadora, un sérum nutritivo y un finalizador que puede servir además como producto de peinado.

Sólo si tenemos en cuenta todos estos factores podremos disfrutar de un pelo sano, fuerte y bonito.